Análisis del #1 al #6 del relevo de Spirit tomado por Darwyn Cooke

Edición original: The Spirit vol.1 USA (2008-2009) DC Comics
Publicación: Will Eisner’s The Spirit, Norma Editorial.
Guión y Dibujo: Darwyn Cooke
Tinta: J. Bone
Color: Dave Stewart
Formato: Prestigio, 48 páginas, color. 13 números.
Precio: Descatalogado

 

 

 

 

Sinopsis

¡Un rescate convertido en persecución! ¡Y una venganza largamente esperada! Las femmes fatales de Central City ponen a Spirit contra las cuerdas y, esta vez, no podrá usar los puños para sobrevivir. The Spirit, la obra maestra de Will Eisner, vuelve a las andadas de la mano de Darwyn Cooke (Catwoman, Solo). Si te gustaron sus historias originales, no te puedes perder sus nuevas aventuras.

 

Opinión

En Estados Unidos, en la década de los cuarenta, el cómic alcanzó unas tasas de popularidad y ventas como nunca jamás antes, ni después. Todo gracias a los superheores, que se popularizaron rápidamente entre jóvenes y no tan jóvenes de muchas clases sociales. El Capitán America acompañaba a los soldados en el frente. Todos los niños querían ser Superman.

En toda esta orgía de capas y músculos, todos los editores se pegaban por sacar su propia colección y así comerse una buena porción del pastel. Al entonces joven Will Eisner se le encargó hacer uno. Pero él fue listo, e hizo lo que realmente quería hacer: Una serie de estilo noir con un hombre dado por muerto que ayuda a la policía al margen de la ley como protagonista. ¡Pero le puso un antifaz!

Will Eisner con su Spirit, en su larguísima trayectoria (tanto en tiras diarias como en números y álbumes) invento y reinventó el lenguaje del cómic en varias ocasiones. Gracias a los montones de experimentos narrativos que hizo en Spirit, (iluminación, composición de página, storytelling…) escribió numerosos libros teóricos e inventó el término novela gráfica.

Spirit, por su parte, fue un éxito a todos los niveles. DC Comics compró al personaje y ha ido pasando entre editoriales. Y como suele ser con este tipo de empresas, sus historias no iban a acabar al dejar su creador la colección. Muchos otros autores (y de grandes tallas) han escrito y dibujado al personaje: Frank Miller, Francesco Francavilla, Alan Moore, Neil Gaiman, Paul Pope, Dave Gibbons, y actualmente … Pero hay una etapa que personalmente me parece de las que mejor han continuado con el espíritu de Will Eisner: La de Darwyn Cooke en DC Comics.

Doble página de The Spirit nº2 “La devorahombres”

La serie consiste en 32 números, siendo del 0 al 12 las que comprenden su etapa. El autor, prematuramente fallecido en 2016 a los 54 años, respeta muchísimo al maestro Eisner, y ese es el gran atractivo de esta serie. Mantiene el humor y la oscuridad a partes iguales. Y a todos los personajes secundarios. Además, en ocasiones va más allá de los números autoconclusivos y crea tramas de fondo a largo plazo que, en los seis números que he tenido la oportunidad de leer, aún no se resolvieron.

Por lo general, Darwyn Cooke se basa en el estilo de Eisner a la hora de narrar: Historias cortas de un sólo número. Muchas de ellas extravagantes y casi dejando en ocasiones de lado al propio Spirit, conviertiéndose casi en una serie antológica dónde nuestro héroe y sus casos actúan como maestros de ceremonias.

Sí que es verdad que baja el nivel respecto a las composiciones de página. Eisner creaba escenas increíbles con las viñetas: habían páginas que eran cada viñeta las habitaciones de una casa, otras que prescindía directamente de los cuadros, que seguían una línea de teléfono… También variaba mucho los tamaños y jugaba con la narrativa. Darwyn Cooke no. Es mucho más clásico en ese sentido y pierde ese atractivo de experimentación.

También, Eisner implementaba la tipografía del título en la viñeta de forma excepcional

En cuanto al dibujo de Darwyn Cooke, como siempre, no falla. Si bien es cierto que en esta obra está más flojo que en otras dónde le hemos visto, como la increible DC: New Frontier; en The Spirit tenemos un arte funcional, muy correcto y con una buena narrativa. Lo que se espera de Spirit. Cooke bebía mucho de dibujantes clásicos como Eisner, Jack Kirby o Milton Caniff, de la misma forma que lo hacen otros dibujantes como Mike Allred. La diferencie entre estos dos, es que la estética de Cooke se basa mucho más en los años treinta, mientras que Allred es mucho más pop. Al trabajo de tintas en esta serie es muy importante, debido a cómo estaba el listón, y J. Bone lo borda.

Sin duda, todo amante del noveno arte tiene que acabar con un Spirit en sus manos de un momento a otro. En mi caso, lo descubrí con un retapado de Norma que compré en un rastro. Y si te gusta, lo disfrutas, te encariñas de los personajes y quieres más (¡26 tomos gordos de Norma Editorial sólo con la etapa de Will Eisner!), pero no te decides por qué otro autor empezar, la etapa de Darwyn Cooke es una muy buena opción. 

Actualmente se encuentra descatalogada, pero Norma tiene saldados los prestigios en los que publicó la serie. Igual habría que meter presión para una reedición, ¿no?

 

Links