My Hero Academia maga de Kōhei Horikoshi

Edición Original: 僕のヒーローアカデミア Boku no Hīrō Akademia 1, #1-13 JAP (2014) Shueisha
Publicación: Planeta Cómic
Autor: Kōhei Horikoshi
Formato: Tankōbon, 192 pág
Precio: 6.95€

 

 

 

 

 

 

 

Sinopsis

My Hero Academia nos transporta a un mundo en donde la mayoría de la tierra está repleta de personas con habilidades especiales llamadas “dones”. El 80% del planeta para ser exactos. En esta sociedad, un chico sin poderes llamado Izuku Midoriya sueña con convertirse en un superhéroe algún día.

Tiene un anime de 13 cap. y una segunda temporada en desarrollo.

Debido a un incidente que involucrará a All-Might (el mayor de los héroes), el joven Izuku encontrará la oportunidad de su vida para hacer aquello que siempre quiso, vestir unas buenas mallas. Ver cómo consigue este “derecho” a llevarlas es un momento digno de ser leído. Acaba entrando en la Yuuei, una de tantas escuelas para superhéroes que hay repartidas por el país. Allí comenzará su carrera superheroica, cruzándose con organizaciones de villanos, rivales y demás obstáculos. Siempre bajo la atenta mirada del carismático “Superman”, All-Might.

Izuku Midoriya, alias Deku. Kawaii hasta en su anime

Los universos televisivos y cinematográficos de MarvelDC han supuesto el resurgir, en la cultura popular, de las súper mallas. Los Power Rangers han estado de aniversario (esos treinteañeros en spandex con espasmos). E incluso nuevas series como Ok K.O, se están sumando a la moda de las mallas.  ¿Es My hero academia un intento japonés por unirse a la moda?

 

Opinión

Kōhei Horikoshi es el mangaka responsable de esta serie. Sorprendentemente no ha tenido mucho rodaje, siendo su primera obra publicada un one-shot (para los que no lo sepan, un one-shot es el nombre que se le da en el manga a una historia autonclusiva de un sólo capítulo) en 2007. Desde entonces ha realizado algunos one-shots más, y dos series cortas para Jump Comics, siendo la que nos ocupa su tercera. My Hero Academia comenzó su serialización en 2014; no obstante, su gestación probablemente se inició allá por 2008, con el one-shot Boku no hero (“Mi héroe” en español).

El diseño de Izuku ya estaba presente en el one-shot.

La historia narra cómo un vendedor (Midoriya Jack) de gadgets para súper héroes, salva a la gente, a pesar de su endeble constitución. Una historia sobre las facetas de la palabra “héroe”. Recomiendo a quien haya leído al menos unos pocos capítulos de My Hero Academia echarle un vistazo, por comparar similitudes entre one-shot y serie. La diferencia más evidente está en el estilo, tan radicalmente distinto a su obra actual.

Algo en lo que destaca esta serie es su diversidad. Con cada capítulo, Hirokoshi lanza un nuevo concepto o personaje. El modo que anticipa la introducción de algunos elementos o personajes, relevantes posteriormente, recuerda bastante a Eichiiro Oda con One Piece. Cada página está llena de información. Todo esto agita de algún modo el mundo de Deku (el mote de nuestro protagonista). De este cóctel sale un mundo rico tanto en detalle como diversidad.

Una muestra de los estilos que baraja este manga.

El estilo de Kōhei Horikoshi desde luego tiene diversidad, pasando de viñetas reminiscentes al cómic americano (All-Might y sus onomatopeyas), al terror turbio propio del género en Japón (con rostros totalmente destrozados y perturbadores). A diferencia del lector de cómic americano, el lector de cómic japonés está acostumbrado a ver a lo largo de la serie un mismo estilo. Han habido casos en los que el dibujante a cargo jugaba entre dos estilos. Horikoshi da un paso más con su repertorio de estilos e interés obsesivo por el detalle. Otro ejemplo del cuidado en el dibujo puede apreciarse a la hora de dibujar según qué tipo de personajes (villanos más cercanos al realismo y héroes más simplificados).

El guión es quizá donde flojea más. Gran parte de este se centrará en Midoriya y su relación con All-Might. Conforme avancen los capítulos, se darán a conocer sus compañeros. Si bien la trama es simple, son los choques entre estos personajes lo que hace avanzar los arcos de la serie. La historia en sí no innova, aunque la cosa cambia si hablamos de desarrollo de personajes. Este es uno de los puntos donde brilla la serie. No sorprende en su narrativa, pero no lo necesita. El manga centra su atención en la evolución de sus protagonistas, en lugar de construir una historia estructurada. La acción y los cliffhangers atraparán a quien quiera ver esta evolución desde el minuto uno.

Gominolas. Curan desde constipados hasta agujeros en el pecho.

El éxito de esta historia entre héroes y villanos recuerda al que tuvo en su momento Highschool of the Dead, obra del  recientemente fallecido Daisuke Satou. Su serie llegó en el momento en que se estrenaba la adaptación a televisión de The Walking Dead de Robert Kirkman y Tony Moore. Con My hero academia quizá haya pasado algo similar. Digo esto porque, con el creciente interés por los súper héroes, no pocos pensarán esto al ver el manga. Sin duda tiene mucho que demostrar. Tanto a sus detractores, que la condenan como fruto de una moda, como a quienes la han bautizado como heredera de las 3 grandes.

Página obra de un aficionado.

Planeta cómics ha sido la encargada de traer a España este manga. Es posible adquirirlo por 6,95€ cada tomo (2,95€ el primero), aunque Planeta ofrece un pack de oferta con los dos primeros a 8,95€. Una edición a precio asequible, papel de calidad “blanco” (no como el papel grisáceo que tuvo One Piece en sus inicios en España), y traducción bastante fidedigna al manga. Todo en su edición rústica con sobrecubierta, formato de otros shonen en las tiendas, como, por ejemplo, Naruto.

Desde luego esta obra encantará a todos aquellos fans de la primera época de Naruto (el tomo 3 ya abre un arco parecido a los exámenes de Chunnin de Naruto). O a quienes les guste ver un mundo con el potencial de One Piece, pero superheroico. Una de las series manga del momento, cargada de carismáticos personajes con prometedor futuro. Uno que recomiendo no perderse.