La autoría de las imágenes utilizadas pertenece a los estudios desarrolladores de los distintos videojuegos reseñados. En este caso, Grezzo, Nintendo y NetherRealm Studios.

 

Ever Oasis

Hace un par de E3, durante el Treehouse de la gran N, vi un juego que me llamó la atención y del que casi nadie habló. Una especie de Animal Crossing con elementos de Zelda en 3D, todo con estética muy “cuqui” que dicen ahora los milenial. La estética me tiraba muy para atrás, pero el concepto del juego me pareció curioso; crear un oasis para que todo el mundo viviese en paz.

Entre tu personaje (simiente) y Esna (djinn de agua) deberéis unir fuerzas por crear un paraíso donde todos vivan felices.

En Ever Oasis tendremos el control de un simiente, una de las 5 razas que habita el gran desierto donde se desarrolla este juego, Vistrahda. Vivimos junto con nuestro hermano, el guardián de un glorioso Oasis. Hasta que el peligro de este juego llamado Caos, invade el Oasis, manda todo a la mierda y nos toca hacer nuestro propio Oasis. Afortunadamente no estaremos solos, la simpática djini Esna nos ayudará en todo para hacer del lugar un espacio seguro para todas las razas que lo habitan (Simiente, Serkeh, lyco, Uadya y Pimbuhinos).

Con el tiempo, tendremos miembros de cada raza en nuestro oasis. Allí podremos elegir a los habitantes que llevar cuando exploremos el mundo exterior.

El título es por un lado un Animal crossing en el sentido que, como guardianes del Oasis, deberemos gestionar el crecimiento de este. Por ejemplo, incorporando tiendas que nos hagan ganar dinero (aquagemas), que nos sirvan para comprar mejoras de equipo o para mejorar los negocios, las llamadas Floritiendas. En ellas, cada Simiente colocará una tienda que venderá un tipo de objeto a los turistas (chals, pelotas, zumos, jueguetes, etc.).Su fabricación requiere materiales, cosa que implica farmear.

El oasis será un espacio de comercial. Mientras las tiendas tengan materiales, podrán producir productos que vender a visitantes. Eso nos hará ganar dinero.

El otro 50% del juego, más similar a un Zelda 3D en cuanto al gameplay, implica recorrer mazmorras. Bien por necesidad de la historia, o bien para obtener materiales de plantas o criaturas del desierto. Estos materiales sirven tanto a los mercaderes del Oasis, como para fabricarnos nuevo equipo; algo así como un Monster Hunter muy sencillo. A esto añadir unas mazmorras con pequeños puzzles que invitan a que algunos miembros de nuestra comunidad nos ayuden con sus talentos. Algunos pudiendo abrir pasos, otros golpeando grandes piedras, accionando mecanismos lejanos, etc. Esto, igual que en sagas como Persona, supone gamificar la interacción social. Existen misiones secundarias con esta gente, ayudando a entenderles mejor, pero al final los habitantes no dejarán de ser recursos antes que habitantes con personalidad. Esna quizá la única excepción gracias a su desarrollo de personaje.

A la hora de luchar, utilizaremos una espada. El control de nuestro personaje será parecido al de Zelda en sus primeras aventuras 3D.

Quizá el tema de farmear objetos puede ser lo que más asuste a la gente sobre este juego, pero gracias al “aquaportal” es posible ir y volver al Oasis y cambiar nuestros compañeros. De hecho, más adelante podremos mandar expediciones que vayan por recursos, de modo que el juego hace el farmeo por nosotros. Salvando eso y los constantes cambios, recomiendo bastante este Ever Oasis. Un bonito juego con una lección sobre el odio, la empatía y convivencia. Lecciones muy necesarias en 2018.

 

Injustice: Gods among us

Cuando tengo que zambullirme en alguna saga/franquicia, prefiero optar por un spin-off o producto derivado. Me parece una forma interesante de conocer rápidamente lo más básico, sin adentrarse en historia o complicarse la vida queriendo ver toda la franquicia de principio a fin. Muchos principios son duros, por lo que empezar por un producto que condense lo básico, sin revelar demasiado del canon, lo veo bien. Digo esto porque es un poco la idea con la que iba cuando decidí jugar a Injustice. Un juego de lucha con una historia mostrando algún tropo de DC (tierras paralelas), la forma de ser de sus personajes, enemigos, etc. Pero, en un entorno en el que no me hiciese falta saber TODA la historia que rodea a esta gente en mallas y armadura. En este caso la historia enfrenta dos versiones de los héroes de DC.

Gracias a la versión Ultimate, el repertorio de trajes es mayor. Un alivio para los que no son muy fans de la estética de los trajes en este juego

 

Con respecto al gameplay, es un juego de lucha más cercano a Street fighter. Juegos basados en enlazar golpes que se realizan combinando botones. Cada personaje tiene sus combinaciones de golpes base combinando botones de dirección y uno de los tres botones de ataque. Luego hay un cuarto (círculo en Play, B en Xbox) dedicado a una función específica como un arma secundaria, cambiar de arma/munición o sino hace de potenciador temporal. Luego están los especiales, ejecutables al llenar 3 barras del especial que es donde brilla el juego. Cinemáticas espectaculares con devastadores golpes producto de los padres de los últimos Mortal Kombat (osea que cada golpe duele sólo verlo).

Además de un trabajado sistema de combos, existe la posibilidad de utilizar especiales pulsando un botón, elementos del entorno, llaves… Todo vale en tal de sumar fracturas al oponente.

Sinceramente soy más fan de juegos como Tekken o los juegos de lucha japoneses estilo Arc System, porque me resultan más sencillos. Por lo que decir que me he pasado el juego machacando botones, sería faltar al respeto al trabajo de NetherRealm Studios. Han hecho un buen juego de lucha, con personajes de DC, con una historia lo bastante sólida (sin ser una maravilla) como para merecer su propia línea de cómics. Soy de esos que juegan a los títulos de lucha por su historia. Dicho esto, la parte mala del juego me parece precisamente su enfoque tan centrado en hacer un juego de lucha. Entre otras cosas, porque este es un juego que comprarán fans. Es fácil decir “pues que aprendan a jugar mejor”, pero los controles no son tan intuitivos como en Street Fighter o Tekken; ni todos los personajes parten de un esquema de control idéntico (aunque esto último puede deberse a lo manco que soy). Afortunadamente, la historia hace un buen trabajo como tutorial de todos los personajes.

Aunque en la historia el rooster es muy básico, en el multijugador (y sobre todo en la versión Ultimate) se amplia considerablemente.

A lo largo de la historia, viviremos 12 capítulos dedicados a distintos héroes del juego. Asumiendo el papel de cada uno, avanzaremos la historia probando a dominar cada personaje.
Un detalle argumental que me ha parecido bien han sido las pastillas kriptonianas. Una buena forma de garantizar que los héroes más débiles de la parrilla, podían aguantar golpes de los metahumanos. Es en estos pequeños momentos donde brilla el juego; respetando el canon, meten sus propias bolas curvas. Nadie espera un grado de acritud con el canon como los productos cinematográficos que dominan las salas de cine y salones. Mis dos momentos favoritos a lo largo de la campaña, justamente tienen poco que ver con el juego. Una conversación entre Flash y Green Arrow, y un discurso de Wonder Woman. Dos momentos que respetan, dejando ver su lado humano, que es al fin y al cabo lo que más gusta de los héroes. A esto me refería al principio con empezar por un spin off. Ver algo manido bajo otro prisma más moderno, puede dar una idea general sin leer 500 cómics.

Es curioso ver a los héroes reafirmar sus propios valores al encontrarse a sus propias versiones alternativas. Este juego resume decentemente la personalidad y valores de cada héroe principal de la liga (salvando a los ausentes como Dr. Marciano).

Injustice es un juego que fans de DC disfrutarán aunque sea machacando botones. El título es quizá algo técnico, pero tiene tutorial, y la historia ofrece suficientes combates por personaje. Encima, la Ultimate Edition añade un montón de personajes que, aún no saliendo en la historia, otorgan algo de fanservice con sus especiales. La historia dura unas 7-8 horas, haciéndose muy ligera la campaña. A pesar de la barrera de entrada con los controles, es un muy buen juego para los fans de la lucha o DC.