Revelada en exclusiva José Luis Martín

Edición original: El Jueves ESP (1978)
Publicación: El Dios: La Biblia contada a los pasotas, El Jueves, Ediciones Zeta.
Autor: J. L. Martín
Formato: Cartoné (Formato Gold), Rústica (Suplemento Mensual, Pendones del Humor nº49), Digital
Precio: Descatalogado, Gratis para Android y iPhone (Ya no disponible)

 

 

 

Sinopsis

Tras mucho siglos de recortes y reescrituras, se ha demostrado que existe una fórmula amena e inteligente de contar las Sagradas Escrituras. El descubridor de tal alquimia es José Luis Martín, quien ha puesto en manos y boca de su dios (el Dios de El Jueves, claro) las pertinentes explicaciones para relatar una historia que pudiera parecer blasfema a quienes no sean capaces de leer más allá de lo que ven sus ojos.

Y es que, ojito, La Biblia contada a los pasotas debe ser valorada en el contexto histórico en el que fue escrita y dibujada, que no es otro que el año 1978, cuando los desgnios celestiales procuraban a los españoles otro texto sagrado: la Constitución.

 

Opinión

No, no está usted leyendo mal. Esto es una adaptación de la Biblia en cómic. Publicada en El Jueves. Y además, un clásico. Nos lo trae J.L. Martín, miembro fundador de la revista. Autor de las series El Dios, Quico el Progre y, actualmente publicandose en formato webcomic, Quico juvilata.

La Biblia contada a los pasotas vino integrada en la serie de El Jueves El Dios, prácticamente en los inicios de esta. Fue una jugada muy arriesgada, pues España todavía se encontraba en plena transición democrática, tras 40 años sumida en una dictadura nacional católica caracterizada por la represión y la censura. La Biblia contada a los pasotas podría haber sido más crítica y más ofensiva para el público creyente, pero Martín supo como realizar un cómic para todos los públicos, que ha hecho reír durante años a devotos y no devotos.

El humor que maneja es bastante blanco, sin perder el puntito de crítica. Utiliza de forma curiosa los anacronismos y la cuarta pared. También hay muchos chistes y referencias a los movimientos obreros y a la izquierda en general (que en esa época estaba en plena ebullición y siempre ha sido reivindicada por El Jueves) hasta el punto en el que llegamos a ver a Adán cantando La Internacional.

La obra repasa a grandes rasgos el Antiguo Testamento en formato episódico. Ese es uno de sus grandes aciertos, porque hace de tan aburrida historia algo muy llevadero y entretenido. También con este método puede saltarse partes menos interesantes e ir directamente al grano. En poco más de 80 páginas nos resume Martín, en boca de Dios, desde el Géneis hasta el Libro de Daniel. Claro, haciendo grandes saltos temporales, sobre todo a partir de la conquista de la Tierra Prometida Y bien digo en boca de Dios, pues el cómic tiene una metahistoria: Se dice que Dios se le apareció en persona a J.L. Martín para que reescribiera una Biblia más entretenida para las nuevas generaciones. Una Biblia contada a los pasotas.

En el dibujo encontramos un estilo muy gráfico, de la escuela de las publicaciones de humor de esa época, que bebe a su vez de la escuela Bruguera y de TBO. Martín es un genio de la narrativa gráfica. Rompiendo con las convenciones, prescinde de los bordes de las viñetas. Juega muy bien con los cuadros de narración y cuenta perfectamente las historias en pocas páginas (recordemos que era episódico). Dibuja personajes narizudos y achatados, todos muy parecidos, pero sabe caracterizarlos bien, como todo humorista gráfico que se precie.

Existen varias ediciones de La Biblia contada a los pasotas, ninguna en catálogo. Existen varios tomos recopilatorios, pero las más fáciles de encontrar son la de la colección Pendones del Humor, concretamente el número 49, que se puede encontrar saldada en prácticamente cualquier mercado o tienda de segunda mano. Por ejemplo, en Barcelona, Continuará tiene bastantes existencias todavía. También estuvo en circulación una versión digital gratuita, que actualmente no he sido capaz de encontrar. Si alguien sabe si aún se puede conseguir y dónde, será un placer publicarla aquí.

Si ya tienes los huesos amarillos y viviste la etapa dorada de El Jueves recordarás esto. Desde luego, no te estaré dando nada nuevo; por desgracia, yo soy muy joven y lo estoy descubriendo a posteriori. Hacemos esta labor de recuperar estos clásicos para personas que, como yo, no pudieron vivirlas. Actualmente se están haciendo cosas muy buenas, pero no podemos pasar por alto estas joyas, y nos parece correcto empezar con este titán de su tiempo, La Biblia contada a los pasotas.