Kamen Rider y el género Tokusatsu

 

Mucho se está hablando de los Power Rangers (menos en España) debido a su vigésimo aniversario (en 2018 será el 25 aniversario), además de la película ahora en cines. Pero yo vengo hoy para hablaros de otros trajeados luchando contra señores parientes de Godzilla.

Kamen Rider, al igual que los Rangers (o Super Sentai, como son conocidos en Japón), se basa en una fórmula. Ambos pertenecen al género Tokusatsu, que, según Wikipedia (yo de esto no sé mucho), es un género basado en acción real en el que se hace gran uso de los efectos especiales. Alejándonos de los súperhéroes, este género toca la ciencia ficción, el terror y la fantasía. Los exponentes más claros son las películas clásicas de monstruos o kaijus, como Godzilla (rey de los monstruos) o Gamera (el Jesucristo de los niños, versión tortuga). La película Pacific Rim es un homenaje a ese género de películas de monstruos.

Godzilla VS. Destoroyah. Un ejemplo claro del género Tokusatsu.

 

El autor: Shotaro Ishinomori

Shotaro Ishinomori, el genio detrás de todo.

Si los Power Rangers y sus más de 20 años en Occidente parecen algo impensable, imaginad llevar 45 añazos ininterrumpidos. Kamen Rider comenzó en 1971 de la mano de Shotaro Ishinomori. Ayudó a la producción de muchas series de acción infantiles (Kamen Rider, Ultraman, Super Sentai, etc.). Estuvo bajo el amparo de la leyenda Osamu Tezuka, tuvo una prolífica carrera como creador de cómic (no manga), etc. Podría tirarme aquí horas hablando de Shotaro Onodera (que se cambió el apellido a Ishinomori en el 86), pero mejor os recomiendo el artículo que zona negativa le dedicó a este señor. Además, así no os doy el coñazo escribiendo peor lo que otros han hecho ya antes mil veces mejor.

SkullMan tiene un casco claramente reminiscente al de Kamen Rider con sus grandes ojos de insecto.

El único apunte que haré al respecto es sobre el origen de Kamen Rider. La idea de este héroe enmascarado vino de un one-shot creado por Ishinomori, Skull Man (que luego pasó a ser una serie de 7 volúmenes). Salvo las diferencias culturales, este Skull Man pudo ser una especie de Batman a la japonesa (coged MUUUY con pinzas esto que digo). Fue uno de los primeros antihéroes en la historia del manga. Surgió en 1970 como alternativa de Ishinomori a una serie de televisión que en aquel entonces estaba en producción, Kamen Rider. Toei Company (propietaria de la serie) vio el manga, e utilizó algunos de los elementos de este, que pasaron a sentar las bases de la franquicia. Un ejemplo es el casco del protagonista, al que son similares todos los cascos de las distintas encarnaciones.

El éxito de Kamen Rider en TV hizo posible la creación de más personajes para Toei; entre ellas, Super Sentai. Lo que conocemos en el resto del mundo como Power Rangers.

¿De qué va esto? 45 años de historia y sumando

Kamen Rider es una serie que empezó con una historia de fondo, mientras seguía la fórmula episódica del héroe que derrota al pariente de Godzilla de turno. Con el paso de los años, y al igual que Power rangers en occidente, cada nueva encarnación del héroe acabó siendo independiente (salvo por algún especial o película que no afectan a la trama principal de la serie). Esto es debido a la diferencia entre las eras Showa y Heisei, de las que hablaré en detalle luego. Sus nombres vienen de las eras más recientes del imperio japonés: la era Showa duró desde 1926 a 1989, y la era Heisei es la del emperador Akihito, desde 1989 hasta el día de hoy.

Pequeño detalle: El primer Raider fue Hiroshi Fujioka, actor conocido por encarnar a Segata Sanshirō, el famoso judoca de la empresa de videojuegos SEGA.

La fórmula de Kamen Rider consiste en un guerrero enmascarado, con un traje basado en algún tipo de insecto, que combate una organización maligna. Para llevar a cabo esta tarea, el héroe contará con unos poderes que le serán otorgados de algún modo (bien que los tenga antes de transformarse, bien que la transformación en sí le dé cierta habilidad). Al contrario que en Power Rangers, estas series no tienen los clásicos combates de robots. En su lugar son las armas y coreografías de peleas las que toman protagonismo, además de la moto (o coche) de turno.

Aunque esto suena bien, no hay que olvidar que esto es para el público japonés. Es decir, no es para todos los públicos. Sí, tiene acción; pero en sus momentos más dramáticos las secuencias con actores reales recuerdan más al género del dorama (las telenovelas japonesas, vaya). Evidentemente, el público es joven, así que la carga dramática se aligera con bastante comedia japonesa. Este peculiar equilibrio ha mantenido viva a la franquicia a lo largo de sus 45 años de historia.

Si esto no os ha quitado las ganas de ver a un superhéroe, en lugar de a los cinco típicos, advierto que encontrar alguna serie de Kamen Rider subtitulada en español por Internet no es tarea fácil. En inglés, en cambio, hay un mayor fandom para este tipo de series, por lo que os será más fácil ver alguna temporada con subtítulos en inglés.

Kamen Rider: Japón y América

Mighty Morphin’ Power Rangers fue una serie que continuó a lo largo de tres temporadas, con un argumento consistente entre estas, mientras apaleaban al bicho semanal de Rita Repulsa o Lord Zed. La serie fue seguida por otras que continuarían la historia con otros trajes, finalizando en Power Rangers en el espacio (y quizá Galaxia perdida). A partir de aquí, cada serie de los chavales multicolor fue concebida como independiente para facilitar la entrada del público. Al igual que los rangers en occidente, Kamen Rider siguió la misma estrategia.

Desde su concepción en los 70, Kamen Rider fue una serie con un argumento telenovelero que iba mezclando diferentes encarnaciones de guerreros enmascarados, siendo Black RX la última encarnación que cerraría la historia en 1988. Esta etapa continuista es conocida como la etapa Showa de la serie.

Kamen Rider Kuuga, aquel que revitalizó la franquicia.

Durante los 90, la franquicia no tuvo mucha presencia salvo por algunas películas y especiales. Este periodo de transición llegaría a su fin en el año 2000 con Kuuga, la serie de Kamen Rider que marcaría el inicio de su etapa Heisei. Es a partir de este momento que Toei independiza cada nueva encarnación. Los americanos iniciaron este proceso con Power Rangers: Rescate Relámpago. Desde entonces han existido series de rangers con nuevos equipos para cada nueva entrega.

Once a ranger, always a ranger – El legado de 20 años de rangers americanos.

Foto promocional de la película que enfrentaba Riders de ambas eras.

Volviendo a tierras niponas, Kuuga puso de nuevo la franquicia en boca de la gente. Desde entonces se han sucedido diferentes encarnaciones en la saga, cada una con su propio enfoque y personalidad. Suelen durar un año en antena, con una media aproximada de 50 episodios cada serie (sin contar películas o crossovers con otros Kamen Rider). No obstante, en occidente este tipo de series no suelen gozar de mucho éxito.

En 1995, Fox Kids trabajó en una adaptación de la serie Kamen Rider Black RX. Esta llegó a contar con una introducción en el primer episodio de la tercera temporada de los Mighty Morphin’ Power Rangers. Duró 40 episodios y….La cosa no debió de cuajar para Fox Kids. Tengo un recuerdo especial de aquel episodio, por lo mucho que me gustaba ese traje que recordaba a un saltamontes en negro (el príncipe Dex, en cambio, era un plasta).

Hubo un segundo intento en 2009, llevando Kamen Raider Ryuki (de 2002), bajo el nombre Kamen Rider Dragon Knight (Kamen Rider caballeros dragón para los hipanoamericanos), a América. Trataron de usar la misma fórmula que Power Rangers usaba sobre el material de Super Sentai. Rodar escenas americanas para combinar con el metraje japonés, con un guión más atractivo para el público occidental. La cosa les duró 40 episodios, y ya os podéis imaginar el resto.

Kamen Rider antes y ahora

En sus inicios, y a pesar de sus efectos especiales; Kamen Rider apelaba a un público juvenil-adulto (basta con ver el primer vídeo en este artículo). Desde la primera encarnación de un motorista reclutado por la organización Shocker, hasta la actual (Kamen raider EX-AID) con poderes sacados de videojuegos; claramente la cosa ha cambiado.

No sólo se parecen, sino que a menudo Kamen Raider y Super sentai hacen algún crossover.

Las últimas entregas de la franquicia han dado protagonismo a los aparatos, robots (alguno hay, pero no son Megazords), y demás aparatos. Este cambio seguramente se deba a que Bandai es la responsable de realizar los juguetes de todas las series de Kamen Raider. Los juguetes han tomado mayor peso, priorizando frente a los combates (más animación por ordenador que peleas), o la narrativa (más cómica que dramática). Todos estos cambios han hecho que la franquicia cambie su público, siendo ahora los niños su principal audiencia, igual que Power Rangers en el resto del mundo.

Figuras, aparatos para transformarse, trajes, cartas, etc. Todo tipo de merchandising.

¿Eso significa que las últimas series son peores porque es más infantil el tono? No. Como he dicho al inicio del artículo, las series japonesas de esta índole no están pensadas para todos los públicos. Pero se pueden encontrar historias emocionantes en la era Heisei. Por poner un ejemplo, Kamen Rider hizo entre 2009 y 2010 lo mismo que el evento Secret Wars de Marvel. La llamada Rider War.

Recomendaría Kamen Rider a cualquiera que tuviese un conocimiento previo de la cultura japonesa y su particular forma de encarar las series reales (no los animes/manga). Es una franquicia llena de acción, recomendable a los aficionados de la cultura japonesa, de su sentido del humor, o a quienes simplemente les gusten los Power Rangers pero busquen algo diferente.

Fan art recopilando algunos de los héroes de las eras Showa y Heisei.

Soy consciente de que me dejo muchas cosas por nombrar, pero he querido que esto sirviese como introducción. Sinceramente, 45 años de historia son imposibles de resumir apropiadamente en estas líneas. Además, no me veo capacitado para hablar debidamente de la franquicia.
Espero que os haya picado la curiosidad sobre estos héroes que recuerdan a los Power Rangers de los 90.

Pdta. ID A VER LA PELI DE LOS POWER… *se lo llevan*