Un repaso a la más longeva serie de El Jueves

El pasado 18 de marzo nos dejó el polifacético artista Ion Arretxe. Director artístico, actor, productor, escritor y guionista de la tira serial Grouñidos en el desierto para la revista El Jueves. Como homenaje, vamos a repasar la trayectoria de esta, la que es una de las más antiguas y valoradas series de la revista satírica líder.

Grouñidos en el desierto sigue los pasos de Julius, la viva imagen del actor, comediante y escritor Groucho Marx (1890-1977), nacido como Julius Henry Marx. En el cómic nos lo muestran como un mujeriego empedernido que, como en sus películas, hace gala de un humor absurdo e inteligente y aprovecha el lenguaje del cómic. Rompe la cuarta pared. Sabe que es un tebeo, habla con sus autores y con los lectores. Pasa de todos los límites del metalenguaje para salirse con la suya.

Vamos con un poquito de historia… Ventura & Nieto fueron el dúo de historietistas que crearon la serie. Miguel Ángel Nieto y Enrique Ventura eran primos. Guionista y dibujante respectivamente. Su primera colaboración juntos fue en la tira Sam y la Morsa para la Molinete. Hicieron más aportes para varias publicaciones, siendo la más destacable El Papus. Esta fue una de las revistas que precedieron a El Jueves; se empezó a publicar 5 años antes. Pero El Papus cerró sus puertas en 1985. Ambos autores, grandes admiradores de las películas de los hermanos Marx, aprovechaban siempre que podían las viñetas con grandes multitudes para meter un trasunto de Groucho Marx, con menos o más intervención. Llegó a ser prácticamente su sello de identidad. Fue hasta 1979 cuando la revista El Jueves les llamó para darle al personaje una serie en solitario: Grouñidos en el desierto.

En 2015,  Martínez “El Facha” de Kim (que llevaba publicándose desde El Jueves Nº1) terminó. Por ello, a día de hoy, Grouñidos en el desierto es la serie más longeva de la revista

Grouñidos en el desierto – El Jueves Nº2078

La trayectoria de la tira, por desgracia y en contraste a su temática, ha vivido la tragedia. Nieto, su guionista, falleció a la temprana edad de 48 años en 1995. Tras ello, Ventura continuó en solitario como autor completo. Se encargó, por tanto, también de los guiones, hasta que en 2013 el prolífico escenógrafo vasco Ion Arretxe sucedió a Ventura en el guión. Adoptó para ello el emotivo seudónimo de Bisnieto, como homenaje a su predecesor. Tan solo 4 años después la historia se repite. Un cáncer diagnosticado a penas unas semanas atrás acaba con la vida de Bisnieto, también prematuramente. En el momento en el que escribo estas palabras, aún desconocemos si Ventura a sus 70 años continuará en solitario la serie, se cerrará, o si aparecerá un Tataranieto. ¡Que esperamos que viva muchos años!

Primera historieta de Grouñidos en el desierto.

¡Ya desde su primera entrega, Julius rompía la cuarta pared! Grouñidos en el desierto se encuentra a la cabeza del humor absurdo en el país. Sus situaciones son muy variadas: Desde ejercicios de metalenguaje (por ejemplo, en una ocasión, Julius te pedía girar la página) a juegos de palabras. Críticas al ser mismo humano y atajos en la realidad (al ser un personaje de tebeo, se llegó a enviar a sí mismo por Fax a una chica). Tras un tiempo de experimentación, la tira se estableció en su ya clásica estructura de 3×3 viñetas con fondo negro.

El secreto de que su popularidad no decaiga reside en que, a diferencia de muchas otras historietas de la revista, no está enfocada a nada en específico. ¿Que quiero decir con esto? Pongo algún ejemplo. Historias de la puta mili, de Ivà. Dejó de tener tanto tirón cuando se suspendió en España el servicio militar obligatorio. El humor que implantaron Ventura & Nieto en Grouñidos se ha caracterizado siempre por “su humor intemporal, alejado de modas, un humor absurdo, lúcido y fresco, lleno de elementos surrealistas, que no evita momentos incluso poéticos y tiernos, con diálogos y situaciones repletos de ingenio, y con un nivel gráfico que permanece a un nivel altísimo pese a los más de treinta años de vida”, en palabras del editor Jamue Vaquer.

Sus autores

Ventura & Nieto, por Enrique Ventura

Ventura & Nieto (Miguel Ángel Nieto 1947-1996, Enrique Ventura 1946) fueron un dúo español que trabajó junto desde 1971 hasta la muerte de Nieto, el guionista. Ambos eran primos y estudiaron periodismo tras dejar telecomunicaciones. Fueron grandes influencias del humor audaz, satírico y absurdo. Su etapa más conocida es en El Jueves, pero también han participado en publicaciones como El Papus, Barrabás, Rabla, La Vanguardia, Tuboescape, Cimoc TBO. Entre sus series más conocidas se encuentran Maremagnum, Histerias indecentes de la tele, Grouñidos en el desierto o Harponazos. También colaboraron en otros medios como el cine (El Caballero del Dragón), la animación (Despertaferro), la literatura y el videojuego.

Ion Arretxe, por Kiko Da Silva

Ion Arretxe (1964-2017), también conocido en su faceta de historietista como Bisnieto, tocó muchos campos. En el cine participó en más de cuarenta películas, principalmente como director artístico. También, en menor medida como actor, productor y guionista. Luego en su actividad literaria, escribió Intxaurrondo, La sombra del nogal Grouñidos en el desierto desde 2013.

Saltó tristemente a la fama por ser secuestrado y torturado por la Guardia Civil de San Sebastián en 1985 junto a Mikel Zabalza. El cuerpo de Mikel fue encontrado días después, pero Ion vivió para contarlo. Y así lo hizo. Fue bajo la acusación de pertenecer al comando terrorista nacionalista ETA, aunque se conoce que fue un ejercicio de represión al pueblo vasco por parte de la sombra del fascismo en las fuerzas del orden. Obviamente, el Estado ha intentado siempre tapar estos escándalos. Arretxe, por su parte, desde entonces estuvo luchando por sus derechos y los de su pueblo, y, recordando la historia para que no se volviera a repetir, ha recogido su testimonio en el libro Intxaurrondo, La sombra del nogal.

En el cine, entre sus películas más conocidas se encuentran: La soledad, Éxtasis. El Rey Gitano, Todo es mentira, Tiro en la cabezadonde irónicamente interpreta a un etarra. Esa película ganó el Fotograma de plata a la mejor película española en 2008.

 

Fuentes