El mundo será reescrito...

Edición original: Divinity II #1-4 USA (2017) Valiant Comics
Publicación: Divinity II TPB, Medusa Comics
Guión: Matt Kindt
Dibujo: Trevor Hairsine
Tinta: Ryan Winn
Color: David Baron
Portadas: Jelena Kevic-Djurdjevic
Formato: Rústica, 112 páginas, color
Precio: 12,95€

 

 

 

Sinopsis

En la cúspide de la Guerra Fría, la Unión Soviética, dispuesta a ganar la Carrera Espacial a cualquier coste, dio luz verde a una misión peligrosamente avanzada. Tres cosmonautas fueron enviados al viaje espacial más largo jamás realizado. Huérfanos escogidos por su falta de lazos con la Tierra y entrenados como devotos comunistas se perdieron entre las estrellas, donde encontraron algo desconocido… algo que les cambió.

Dado por muerto y borrado de los libros de historia, Abram Adams fue el primero en regresar, estrellándose en el desierto de Australia. Los pocos que fueron capaces de llegar hasta él le consideraron una deidad. Dicen que puede doblegar la materia, el espacio e incluso el tiempo a su voluntad.

Pero, incluso con tan tremendo poder en sus manos, lo único que le preocupa es el amor secreto que ocultó a sus superiores y la hija que nunca tuvo la oportunidad de conocer.

Ahora, Myshka, la copiloto del grupo, también ha regresado a la Tierra… pero, al contrario que Abram, aún cree en el ideal del Comunismo. Y, al contrario que Abram, pretende reinstaurar la antigua gloria soviética.

La Tierra está a punto de conocer a un nuevo dios. Y es comunista. ¿Cuánto tardarán las naciones del mundo en inclinarse ante Divinity?

 

Opinión

El mes pasado llegó a nuestras tiendas la continuación de Divinity, una miniserie de cuatro números de Valiant que nos sorprendió a todos (y reseñamos aquí). ¿Cumple Divinity II las expectativas?

La compañera de Abram volverá con un objetivo claro, reinstaurar la Unión.

El principal problema de Divinity II es el que Divinity I había conseguido sortear: cae en los clichés clásicos de todo americano escribiendo sobre la URSS. Las colas del pan, adoctrinamiento… bla bla bla. Cosas de las que todos estamos ya un poquito cansados.

Myshka (ratoncita), otra de los tres astronautas que viajaron a los confines del espacio, ha vuelto a la tierra con los mismos poderes que Divinity, y los utilizará para refundar la URSS. No para hacer ver a la gente los beneficios de su sistema, no para destruir el imperialismo, no. Para instaurar ella sola y por la fuerza las mismas instituciones de hacía 100 años y sin tener en cuenta cómo ha cambiado el mundo desde entonces. Claro que de esto último no tenemos indicios evidentes en el cómic y eso da a pensar que Kindt ha sido superficial con un tema que realmente habría dado mucho juego. De nuevo, otro guionista de cómic más que no se ha documentado lo suficiente.

Matt Kindt retratando la URSS como si fueran lo EEUU.

Pero por suerte, no se trata del todo de algo malo en sí mismo. Sí es una idea desaprovechada, pero no cae en Superman: Hijo Rojo de Mark Millar. Y eso es porque el verdadero conflicto entre Divinity y Myshka no es por el comunismo, sino personal. La astronauta fue rescatada de las calles por el Estado, y ella le debe todo. Al volver a la Tierra y ver lo que pasó, le hizo sentir que había perdido todo lo que le importaba. Lo que Myshka realmente quiere es que su vida volviera a ser como siempre. Divinity II resulta ser un cómic sobre la pérdida el miedo a afrontar el paso del tiempo.

Casi todo el tomo lo comprende un duelo de poder entre Myshka y Divinity. Aquí Matt Kindt demuestra su talento como guionista y escribe con mucha imaginación un frente a frente entre dos entitades omnipotentes (que lógicamente, ninguno puede ganar). Saltos en el tiempo, manipulación de la realidad, choques directos… Sólo por ver esta, una de los mejores combates de los últimos años en el cómic de superheroes, merece la pena continuar la serie.

El increíble duelo entre Myskha y Divinity llegará hasta sus últimas consecuencias.

Del dibujo no hablaré y quedará un artículo más cortito, ya que se trata de una secuela. Trevor Hairsine, Ryan Winn, David Baron y Jelena Kevic-Djudjevic continúan pletóricxs en el apartado artístico.

Divinity II, posiblemente a causa de su escasa duración, peca de pasar muy por encima de conceptos realmente interesantes y cae en muchos tropos cansinos. Pero por lo demás, es un cómic muy imaginativo y profundos en la psique de estos personajes. Veremos cómo un ser con todo el poder del mundo puede ser débil por dentro. Si ya habéis comprado los dos tomos, no podéis dejar pasar el próximo: STALINVERSO. Yo, personalmente, tengo muchas ganas.

 

Links