Gotham City, Año 2039. Batman ha vuelto.

Edición original: Batman: Year 100 #1-4 USA (2006) DC Comics
Publicación: Grandes Autores de Batman, ECC Ediciones/ DeBolsillo
Autor: Paul Pope
Color: José Villartubia
Formato: Cartoné, 272 páginas, color/ Rústica, color
Precio: 27€/ 14.95€

 

 

 

 

 

Sinopsis

Batman, un olvidado icono del pasado, está en busca y captura por asesinato en el futuro. En el año 2039, el capitán Gordon, nieto de quien fue comisario del Departamento de Policía de Gotham City, inicia su propia investigación y descubre que el hombre al que persiguen ni siquiera debería existir. Un futuro de ciencia ficción en el que todo el mundo lo sabe todo, pero existe una peculiar anomalía… ¡el Hombre Murciélago!

El visionario guionista y dibujante Paul Pope (Heavy Liquid), con José Villarrubia (Trillium), traslada su inconfundible estilo a Gotham City… ¡y más allá! Batman: Año 100, galardonada con dos premios Eisner.

Opinión

La última edición de esta obra, en la colección de Grandes Autores de Batman de ECC Ediciones, también incluye El Batman de BerlínNariz rota y Compañero adolescente, pero en esta reseña nos centraremos exclusivamente en Año 100.

Pocas obras más polémicas y pocos autores más polémicos he leído últimamente. Algunos lo aman, otros lo odian, pero Paul Pope es una estrella del dibujo. Salió del independiente y fue el protegido de Moebius, ni más ni menos. Ha sido premiado en varias ocasiones, incluidos cuatro premios Eisner, dos por Año 100, uno por Battling Boy y otro por Solo.

Battling Boy

En Año 100, Pope nos presenta una Gotham 100 años después de la primera aparición de Batman. El país se ha convertido en un estado policial y los federales tienen más poder que nunca. Sin duda, abusan de él. Un día, la ciudad se estremece al conocer la existencia de algo así como un monstruo vampiro o murciélago del que nadie parece saber nada. Un federal es asesinado, y parece que el tal Batman ha tenido algo que ver.  

Antes de nada me gustaría zanjar el tema artístico. Puede gustarte más o puede gustarte menos, pero es innegable que Pope es uno de los mejores narradores gráficos de la industria. Su acción es fluida, se entiende bien todo lo que pasa, mantiene el ritmo… Además (y aquí me posiciono), su línea y su feísmo tienen un poder que a muchos dibujantes le falta. En esta obra tenemos color de José Villarrubia (uno de mis coloristas favoritos)que aporta un ambiente interesante y se adapta muy bien al universo de Gotham.

Paul Pope y José Villarrubia hacen muy buen equipo

La cosa se pone tensa cuando hablamos del guión. La idea no es mala: Una especie de reinterpretación del Batman: Año Uno de Miller, pero con una distinta ambientación, mucho más distópica y jugando con el misterio de la identidad de este nuevo Batman. ¿Es el mismo, que no envejece? ¿Un descendiente directo? ¿Un imitador? La verdad es que había mucho potencial ahí.

Pero Pope no sólo no ha aprovechado nada, si no que parece haberlo destruido deliberadamente. Nadie parece recordar a Batman, sólo 70 años después de su última aparición (¿algo así se olvidaría tan fácil?). Hay personajes que saben cosas que en ningún momento de la trama escucharon. La conspiración que presenta está muy manida y ni si quiera es coherente. Mete muchos personajes pero no desarrolla ninguno. Ni si quiera el tópico de la identidad resulta satisfactorio al final. Lioso, mareante, estúpido, innecesario. Mal y sin sentido desde la primera hasta la última página.

Vale, puede que sea cierto que se me haya ido un poco la mano. Eh, pero entendedme, parece que sólo hablamos en la web de cómics que nos han gustado. A veces necesitamos, los críticos, algún tipo de desahogue. De todas maneras no puedo suspender Batman: Año 100. El guión es bastante horror, pero no puedo decir que no lo haya disfrutado. Pope sabe cómo crear escenas que enganchan. Imágenes increíbles (como mínimo, me he llevado dos fondos de pantalla más). Y qué escenarios. Si eres de los que goza con el macarrismo, la violencia, la espectacularidad y la locura, con Batman: Año 100 te llevas buena cosa.