[Insertar broma sobre armarios]

Tanto de Disney como Pixar tienen películas tremendas en su currículum. En este desafío he procurado coger el menor número de ambas posibles (2 de Disney y 1 de Pixar), porque uno de mis objetivos es dar a conocer obras menos conocidas. Aquí me vais a permitir que rompa un poco las reglas con Pixar. No ya porque cada película suya es recordada con cariño (salvo las secuelas de Cars), o porque sea la poca animación de calidad que algunos tuvieron. Monstruos S.A la he escogido por ser el punto de inflexión para aquél estudio pionero de animación llamado Pixar.

Que sea de mis películas favoritas del estudio QUIZÁ ha tenido algo que ver. Seguramente no.

Historia

En un mundo regido por monstruos, la energía es un bien preciado, pero el método de crear energía no es el mismo que en nuestro mundo. Usan la energía extraída de los gritos de los niños humanos. Para conseguirla deben viajar a través de las puertas de sus armarios (concepto nada creepy), y asustarles con alguna técnica.
Mickey Wazowski y Sully son dos monstruos de éxito en su trabajo. Sully es un muchacho servicial, el perfecto peón de la empresa que está a punto superar el récord de sustos. Mickey le ofrece apoyo en lo que necesite. Pero su éxito cambia cuando una niña se cuela en su mundo a través del armario. A partir de ahí, la niña de coletas llamada Boo; pondrá patas arriba todo el mundo de nuestros protas.

Los dúos de Pixar

Pixar ha adquirido una fórmula de narrativa propia. Son como unos magos que saben dónde hacerte mirar gracias a su fórmula perfeccionada durante años. El personaje que encapsula su estilo de narrativa es Mickey Wazowski.
Al igual que los juguetes de Toy Story, Wazowski aporta comedia y acción. Sully es el muñeco tierno que hace de canguro a la niña. Mickey es quién se mueve, busca soluciones, ayuda a su amigo, le apoya donde vaya, etc. Es el personaje que fuerza la trama a avanzar. Algo que no es nuevo, pero Pixar hizo suyo con el tiempo.  Más tarde habrían otros dúos en Up, Buscando a Nemo, Ratatouille, el viaje de Arlo, Wall-E o Cars. Habrán varios personajes, pero sólo dos tienen relevancia en el desarrollo. Se parece a la relación entre parejas como Batman y Robin, pero Pixar procura dar el mismo peso a ambos. Un tira y afloja entre estereotipos, con personalidades muy trabajadas.

Wazoski es la comedia y la energía de Pixar. Sully es el chico bueno y obediente con momentos calmados, tensos, tiernos o dramáticos. Conforme la fórmula se pulía, los personajes del dúo correspondiente, intercambiarían rasgos de personalidad. Es la fórmula con la que el estudio ha triunfado más. Han habido intentos de abrir el elenco de personajes relevantes, pero sin mucho éxito. Bichos, o Brave son prueba de ello. Menos es más para el estudio californiano.

Como personajes en sí, no hay mucho que analizar de esta pareja. La parte psicológica de estos dos llegaría en su precuela. En Monstruos S.A son un dúo con muy buena química, puesta a prueba por la pequeña nena de coletas, Boo.
La niña protagonista no aporta nada. Su personaje es el MacGuffin de turno que hace avanzar la trama. Tras ella va Randall, que pretende usarla para convertirse en héroe. Desde luego, con este camaleónico personaje no son las cosas como parece. Su motor para esta invención es su rivalidad con Sully, pero también la impotencia de superarle. Al no poder hacerlo en el trabajo, escoge un enfoque diferente para ganar fama y fortuna. Aunque eso mejor descubridlo vosotros si no lo habéis hecho aún.

Los monstruos no dan miedo

Este es el mensaje de la película desde su escena introductoria. Son criaturas de las que no hay nada que temer. Toda la película habla del miedo en cierta manera. Miedo al cambio, al fracaso, a conquistar nuestros propios miedos, o el miedo que proyectamos nosotros.

El miedo al cambio está claramente representado por el dueño de la fábrica, el señor Waternoose. En el momento que se desarrolla la película, su fábrica tiene dificultades para cumplir con la demanda de energía. Además que sus nuevos asustadores (encargados de extraer energía de los niños), no resultan tan intimidantes como antaño. Se siente continuamente presionado, hasta que decide escuchar a la gente equivocada, llevado por la desesperación de salvar su negocio. No es en sí un personaje malvado, aunque su apariencia diga otra cosa. Es un individuo presionado por su legado de 3 generaciones, por su papel en la sociedad, porque su fábrica es todo lo que tiene. ¿Hasta qué punto se puede juzgar a alguien desesperado? Vale, Pixar no explora esto, pero me parece interesante porque Waternoose no es categóricamente malvado como el adolescente Sid, en Toy Story.

La pequeña Boo no sólo hace avanzar la trama. Su evolución con los monstruos está ahí por algo. Ese mensaje de “los monstruos no dan miedo”, lo complementa enfrentando a sus propios temores. Los que al final, generan monstruos en nuestras cabezas. La escena introductoria lo ejemplifica muy bien. Un niño asustado ve que de la puerta de su armario sale una garra, pero un segundo vistazo revela que era una bufanda. Al acabar ese susto inicial, el monstruo responsable había cometido un montón de fallos. Chocando con la terrorífica presentación. Pixar, como decía antes,  juega con el espectador. Demuestra que las cosas no siempre son lo que parecen.

Por último Sully es todo lo que odio de las personas simpáticas. Actitudes como la suya son por las que soy muy escéptico, con esas personas “TAN simpáticas y TAN perfectas”. Esas rodeadas de seguidores y amigos. De esos personajes sacados de una película de media tarde de Antena 3.
Sully el tipico chico de la oficina que se lleva bien con todos, pero que a su vez es muy reservado. Es un tipo que solo habla de trabajo incluso en casa, pero no es hasta llegar Boo a su vida que muestra otros rasgos de su personalidad. Es esa persona a la que todos quieren, pero nadie es capaz de conectar con ella. Lo ves, le saludas, le dices lo estupenda que es….. Y ya. Quizá por eso me parezca (en mi opinión), el monstruo más plano de todos. Sólo un personaje es realmente extrovertido y se muestra tal y como es; Wazoski.
Sully en cambio anda con secretos. Cuando tanto Boo como el espectador le ven por primera vez como ese “gran asustador”; la percepción del personaje cambia. Su récord en el trabajo, sus técnicas de asustador, su trabajo diario… Todo toma otro cariz. Uno que Sully se ha esforzado por solapar su verdadero ser a Boo; la única persona en su vida que le importa lo suficiente. Lo suficiente al menos para conservar en su vida.

El inicio de Pixar

Monstruos S.A llegó en un momento donde los inversores y la prensa veían a Pixar a un paso de la bancarrota. Ni con Steve Jobs detrás, el pionero estudio de animación por ordenador parecía despuntar. Esta fue la película que los encumbró, que demostró que no sólo entendían de juguetes. Es cierto que los modelados de algunos fondos son un poco primitivos, pero ¿realmente hace falta hablar del apartado visual y sonoro? ¡Es Pixar! Por supuesto que tiene unos estándares de calidad. Salvo el detalle de los fondos, es igual de disfrutable hoy, que lo fue en 2002.

Un film con diseños de monstruos muy creativos, carismáticos personajes y humor en cada esquina. Cierto es que aquí no conoceremos tanto a sus personajes como en la precuela “Monsters University”, pero no hace falta. El desarrollo de los personajes no es el fin de esta película. Eso es algo que incorporarían otras películas de Pixar. Monstruos S.A se siente como una improvisación entre un dúo con buena química. Son tan buenos entreteniendo, que da igual la historia en la que estén inmersos.